martes, 24 de enero de 2012

PIERNAS CRUZADAS



























Por aquella mirada que me echaste de pecado, crucé mis piernas
una mesa, unas manos jugueteando por debajo del mantel,
una prenda se desliza por los muslos con la ayuda de las yemas de los dedos
y un par de miradas cómplices se decían muchas cosas…Más tarde,
ni palabras, ni miradas, solo caricias y besos… Pausadamente solo se oía gemidos

.

barra corazones  dorados

.

barra corazones  dorados